Conoce las ventajas de la cocina de vitrocerámica

 
A continuación vamos a realizar unos comentarios para ir definiendo y viendo que es una cocina de vitrocerámica

Que es la vitrocerámica: Es un material de cerámica que tiene las propiedades del vidrio y que es muy resistente a las altas temperaturas y a los cambios bruscos de esta

Los sistemas de la cocina de vitrocerámica.

Las cocinas vitrocerámicas, son sistemas de cocción en los que hay un vidrio entre la fuente de calor y el recipiente que se quiere calentar. La llegada de la vitrocerámica ha supuesto toda una renovación en la cocina, ya que es más cómoda de limpiar y posee indicadores de calor que advierten de que las placas todavía permanecen calientes, lo que permite un ahorro de energía.

Los tipos de cocinas de vitrocerámica.

De resistencia eléctrica: Poseen una resistencia eléctrica bajo el vidrio. El calor se regula de forma automática, controlando por sí mismas la temperatura mediante un termostato dependiente de la corriente. Cabe recordar que la corriente a través de una resistencia varía en función de su temperatura.

De inducción: Tienden a ser las más utilizadas en la actualidad son las más modernas ya que no usan ningún tipo de resistencia como fuente de calor. Consiguen cocinar los alimentos gracias a la transmisión de energía a través de un campo magnético. El calor se produce por el movimiento de los electrones. Por lo tanto, solamente se pueden usar recipientes de metal. Cuestan el doble que las vitrocerámicas de resistencia eléctrica y exigen un menaje específico, pero las placas de inducción calientan hasta el doble de rápido, gastan menos electricidad y se limpian con más facilidad

De gas: disponen de unos quemadores en forma de celdillas de panel de abeja, que se encuentran debajo del vidrio. El gas se enciende de forma automática, por medio de unas válvulas que permiten o cortan el paso del gas.

Como funcionan,  que tecnología utilizan, cuidados, ventajas e inconvenientes. 

Las vitrocerámicas utilizan una resistencia eléctrica que cuando se pone "al rojo" calienta un cristal cerámico, que a su vez pasa el calor al recipiente. Cuando las vitrocerámicas se apagan, la resistencia deja de recibir electricidad, pero tarda unos minutos en dejar de desprender calor, por lo que durante un rato sigue calentando la cazuela o sartén. La principal ventaja de este sistema es que calienta ollas de cualquier material.

Las cocinas de inducción son más modernas. Utilizan un mecanismo de campos magnéticos que calienta directamente el recipiente, no el cristal cerámico intermedio, que permanece frío. Eso hace que para limpiarlas baste pasar un paño húmedo. Sin embargo, estas placas no sirven para cocinar con cualquier menaje. Las cazuelas de barro, las de aluminio así como cualquier recipiente en el que no se adhiera un imán no se calienta con estos campos magnéticos. El menaje debe contar además con fondo plano, liso y grueso.

Mas noticias sobre: Decoracion y Diseño

Recomendar:

 

S. Cuevas
Febrero 17, 2012
Valora esta nota
Más sobre: electricidad
COMENTARIOS